DANIELE: LAS GRANDES MANOS DE LA RELIGIÓN

Entre los libros proféticos de la Biblia, el de Daniel es considerado el profeta de referencia. La razón es que en él se revelan eventos futuros precisando con exactitud el tiempo de su cumplimiento. Toda la historia humana es descrita con particular énfasis en las causas que provocan la sucesión de los grandes reinos. Desde las grandes monarquías que habrían dominado la escena política de entonces hasta la venida del Mesías; los siglos oscuros de la Edad Media con la aparición de un poder político-religioso apóstata, llamado "El Cuerno Pequeño", que lucha contra Dios y la iglesia fiel, hasta llegar a los días del fin de este mundo con el Retorno de Cristo. Daniel ofrece una visión que indica tiempos, nombres y situaciones reales. Su cumplimiento en el pasado garantiza que también se cumplirá lo predicho en el futuro.

La profecía de Daniel relativa a los Cuatro imperios universales marca el inicio de esta extraordinaria visión profética del futuro que llega hasta los últimos tiempos de la historia de este mundo. La mirada profética describe con minuciosa exactitud tiempos, acontecimientos y reinos que marcan el avance del tiempo y el acercamiento del regreso de Cristo. Una visión absolutamente actual y necesaria conocer para entender cómo orientarse en la espera del reino de Dios.

La profecía de Daniel sobre la historia del mundo continúa con una nueva visión espantosa, la del “cuerno pequeño”. El poder que constituye el resultado final de todas las potencias anteriores: un poder único, terrible, que hereda y aglutina la agresividad de los reinos anteriores, en un delirio de poder que lo hace ser arrogante, intolerante e implacable. Considerando la importancia que la profecía otorga a este extraño cuerno, su naturaleza tan diferente de los otros cuernos, el momento en que aparece en la historia y sus acciones de esencia religiosa, se comprende que la visión es de vital interés para todos los hombres, particularmente para aquellos que viven las últimas fases de la historia de este mundo.

El cuadro profético presentado por Daniel revela un fresco oscuro del más persuasivo de los poderes, que dirige sus ataques contra Dios y su pueblo. La visión concierne al desarrollo de la apostasía en el seno del cristianismo. Todos los elementos temporales de la profecía indican a la Roma papal intolerante y persecutoria durante los siglos oscuros del medioevo, en contra de cualquiera que fuera considerado su enemigo. En este tercer video se toma en consideración la acusación del ángel sobre las palabras proferidas por este poder, que son calificadas de blasfemas y arrogantes; y además el ataque a la Ley de Dios. Señales reveladoras que permiten un desenmascaramiento irrefutable del error, por parte de una iglesia que desafía la ley de Dios para garantizar la conservación de un orden; un engaño de dimensiones astronómicas que terminará con el regreso de Cristo.

La profecía de las “setenta semanas y los 2300 años” revela el rostro de una iglesia devastadora que ha insertado en el culto elementos mitológicos, culturales y doctrinales que no se relacionan con la palabra de Dios. Además, la visión permite establecer un marco de acontecimientos importantísimos que se sucederían hasta 1844, época en la que, según las indicaciones del ángel, se revelaría el misterio del santuario purificado. Una cuestión importantísima y urgente de conocer, ya que designa el destino eterno de los creyentes.

VOCE DELLA PROFEZIA