El Apocalipsis de la Biblia

Las 7 Trompetas

Las trompetas anuncian eventos dramáticos suscitados por Dios que sucedenen el curso de la historia como preludio del juicio final proveniente del cielo.
Estos eventos constituyen la respuesta de Dios a la apostasía y a la opresión de la iglesia, en el período que transcurre entre el cuarto siglo y el regreso de Cristo...

En la visión, el río de fuego, la lluvia de granizo, la montaña ardiente que se precipita en el mar y la sangre, representan la violencia de la guerra que devasta todo y destruye cada seguridad. Pero los efectos de la plaga serán parciales, y la mayor parte de la tierra sobrevivirá al flagelo...

La tercera y la cuarta trompeta desvelan el escenario sobrecogedor sobre el que actúa (de manera oculta), el gran titiritero por el dominio de la conciencia. Es un mensaje de liberación de la mente humana de las cadenas del miedo y de los lazos del error.

La quinta trompeta abre el escenario sobre los siglos oscuros en los que la iglesia apóstata dominaba la conciencia a través del terrorismo y la represión. Dios no queda insensible a la crueldad de los torturadores: el flagelo anunciado por la quinta trompeta golpea a la iglesia infiel y desvela que cualquiera que asume y comparte el pensamiento de este sistema mentiroso recibe la terrible marca de la bestia.

La visión terrorífica de la sexta trompeta anuncia la intervención divina dirigida a castigar la idolatría que es causa devastación moral y espiritual. La visión indica el castigo contra los que practican la mentira espiritual, la idolatría y las prácticas del mundo oculto.

¡Un río de falsas enseñanzas y prácticas religiosas sin base bíblica han invadido la cristiandad y constituyen elementos de fe, de tal manera que muchos han sido inducidos a creer verdadero lo que Dios ha declarado que es falso!
La visión del poderoso ángel de luz que mira al Dios creador nos transporta en la dimensión de Dios, indicando que ha llegado el tiempo del juicio en el cual Dios pondrá fin al conflicto entre el bien y el mal.

El regreso de Cristo será el cumplimento de todas las promesas de Dios hechas a los redimidos.
Pero antes de que esto ocurra, Satanás como colofón de la gran obra de seducción pondrá en acción el gran engaño final, imitando un falso retorno de Cristo. Este tema no ha conseguido en la iglesia la atención atribuida por Cristo; pero en los últimos tiempos de la historia humana será indispensable prestarle la máxima atención.